LA FALDA MIDI REESTABLACE LOS CÓDIGOS DEL NEW LOOK

"Lo que recibieron como un nuevo estilo no era sino la expresión natural y sencilla de la moda que yo ansiaba", explicaba Dior allá por los años 40 cuando se enfrentaba al mayor éxito logrado dentro de su carrera profesional. Por María García Camarero 

PRADA F/W 2013-14

Exactamente fue el año 1947 cuando Christian Dior presentó su primer desfile en los salones de su tienda de Avenue Montaigne en París. El modisto lo tuvo claro y actuó con el objetivo de adornar y embellecer a las mujeres.  Se trataba de un desfile con 90 propuestas de alta costura donde resurgió el savoir faire más inédito; la vuelta de lo más bello, cuerpos envueltos en tejidos espectaculares que daban rienda suelta a mujeres que antes de la II Guerra Mundial habían estado privadas de enloquecer bajo volúmenes espectaculares y corpiños que resaltaban las esencias de la mujer. Los códigos del buen vestir se transformaron dando la bienvenida al New Look francés.

Sin duda, un nombre curioso y “simple” para nombrar a lo más bello que había creado la moda.  Carmel Snow, redactora jefa de moda de Harper´sBaazar quedó impresionada ante de ninfa que lucían bellas modelos como Rita Hayworth o VivienLeigh; grandes divas del momento. Tal fue el asombro de Snow, que tras finalizar el desfile con el que Dior comenzaba su andadura profesional, se dirigió al gran maestro y expresó: “¡Querido Christian, sus vestidos tienen un auténtico New Look!”

Dior 1947
El modisto que comenzaba a cosechar las consecuencias del éxito, se ganó el cariño de una clientela exigente. La prensa empezó a confiar en un cambio en la moda. Se habían dado los primeros pasos para comenzar un sueño basado en “lo adecuado” y “lo bonito”. La belleza en el cuerpo de la mujer hacía soñar a compradores que gastaban todo su dinero en ajustados vestidos de grandes volúmenes con largura hasta los tobillos.
Aquella prensa especializada conocía a un tal Christian Dior que aquel 12 de febrero les dejó estupefactos ante la naturalidad y el avance con el que sorprendía el gran modisto. Empezó a ganarse a la prensa, no únicamente  como profesionales del sector que acuñaban sus vestidos en las páginas de la revista sino como amigos que confiaban en el diseñador y le calificaban como un auténtico visionario.  Contaba con grandes “compañeros” de publicaciones de moda de gran rango como Michel de Brunhoff del Vogue francés o CosetteVogel del Jardin des Modes.
 
La locura frente al New Look fue tal, que en diversas ocasiones MonsierDior se vió aturdido tras ver excesivos figurines en sus páginas. “No tenía otro remedio que recibir amablemente a todos y expresarles mi agrado por ver reproducidos muchos modelos, aunque me causara indignación y me parecieran demasiados” aseguraba.

Traje Bar
“Para darle más cuerpo a mis modelos, hice que se forrasen prácticamente todos los tejidos de percal o de tafetán, retomando así una tradición abandonada desde hacía tiempo”, reflexionaba el diseñador. Todo su arte y su afán por vestir a las mujeres con grandes telas, en homenaje a su primera colección Corolle, fue visto como un desperdicio en tiempos de posguerra. Dior luchó por hacer soñar a su clientela, por ello agrandó las faldas para facilitar su movimiento, favoreció los hombros masculinos y dejó como único complemento grandes sombreros que favorecían y embellecían unos rostros marcados por el dolor y el sufrimiento.
 
Todo ello fue realidad gracias al icónico traje bar. Formado por una falda plisada negra realizada en crepe de lana con enaguas de tul para proporcionar volumen y una largura que distaba únicamente de 30 centímetros del suelo, consiguió que las mujeres de medio mundo adoptaran la falda midi como símbolo de una época que dejaba atrás cualquier restricción estilística.
 
En la actualidad han sido numerosos los diseñadores que apostaron por la vuelta de los 50. La temporada otoño-invierno 2013/2014 fue el marco propicio para evocar a aquellas damas de los 50´s. Prada, Céline, Victoria Beckham o Louis Vuitton fueron algunos de los grandes modistos que coincidieron en su apuesta por el estilo lady.



La pasarela fue el escenario perfecto para mostrar las maravillosas creaciones de diferentes diseñadores. Sin embargo, la clave del triunfo de una colección reside en el streetstyle. Las blogger apuestan por la falda midi como un look arriesgado para citas importantes;  Sara del blog “Collage vintage” o ChiaraFerragni como autora de “Theblonde salad” son la evidencia del gran éxito que ha conseguido el estilo lady de los 50.  

Collage Vintage
No cabe duda, como comentábamos anteriormente, del triunfo que obtuvo Christian Dior recurriendo a un estilo que ya había sido inventado. Él supo adaptarlo a una época de penurias aportando una vitalidad y una energía extra a la mujer. La hizo olvidarse de unos años de crisis, los años de guerra, y apostó por sacar su lado más “salvaje”. Sin embargo, hoy, volvemos a viajar a los 50 y recordamos a aquel maestro que acabó con las privaciones y destacó la prosperidad como símbolo de victoria.