LAS SERIES Y SUS DOTES DE PERSONALIDAD CON LA MODA

Un nuevo oleaje de series de televisión irrumpe con fuerza en el panorama español para demostrarnos personajes que son construidos a través del arte de la moda. Por María García Camarero
Serie de TV Mad Men
Hablamos de product placement para referirnos a una técnica de comunicación que consiste en insertar estratégicamente productos comerciales en secuencias, guiones de cine o televisión con fines publicitarios. Así es como se define este concepto en el diccionario J.Walter Thompson, especializado en comunicación y nuevas tecnologías. Sin embargo añadimos dos conocimientos extra que nos harán profundizar en la vinculación entre las series de televisión y la moda para definir a un personaje.
Por un lado, la posibilidad de llegar a grandes audiencias y además la gran credibilidad y rentabilidad que produce.

La creación de un personaje determinado en una serie de televisión tiene especial química con el Brand placement. Existen tres rasgos que caracterizan a un personaje: En primer lugar su identidad, la conducta que proporciona a través de un periodo determinado y las relaciones que establece con otros personajes o bien productos y marcas.
Desde la famosa serie “Sexo en Nueva York”, el brandplacement se convirtió en algo especialmente favorable para los diseñadores. Manolo Blanhik, Christian Louboutiny grandes marcas de moda como Céline, Yves Saint Laurent o Chanel entre otras, irrumpieron en manos de la estilista de la serie,  Patricia Field, convirtiendo estas prendas de lujo en regalos para un público pudiente. Sus ventas crecieron y con ello sus grandes éxitos que llegaron a bautizarse como mitos.

Sin embargo, mucho antes de esta exquisita serie de los noventa, la ropa que aparece en las series de televisión crea tendencia en el público. Cierto es que la estética, el estilo y las marcas son copiadas por los espectadores lo que supone una vía de acceso libre para los diseñadores que quieren mostrar sus últimas tendencias.


Pero no podemos olvidarnos de series como Gossip Girl o Mad Men cuyo vestuario dio mucho que hablar y creó una manera única de captar la atención del público. Ambientadas en épocas muy diferentes, GossipGirl cautivó al espectador a través de modernos trajes de grandes firmas que caracterizaban un tipo de personaje “inolvidable”. Toda persona que haya visto Gossip Girl quiso identificarse en algún momento con Serena van der Woodsen o BlairWaldorf, Chuck Bass o Nate Archibald.

Serie de TV Gossip Girl

Su forma de vida, los escenarios latentes y las relaciones personales entre ellos causaron una especie de furor entre el público que vio su ego identificarse con un futuro soñado.
Por el contrario, Mad Men, ambientada en los años cincuenta, contagió a la audiencia de un estilo lady, muy Dior, con trajes sastre.

No obstante, bien la primera, la segunda o “Sexo en Nueva York” comparten algo inaudito en cuanto a moda se refiere: describir un personaje a través de la serie.