LOS ORÍGENES DEL STREET STYLE

Street style es el término que define una manera de vestir característica de la calle. Normalmente aparece asociada a culturas jóvenes que se reúnen en centros urbanos. Por María García Camarero

Fashion Establishment

Este concepto que hace unos años apenas conocíamos se ha convertido en un auténtico furor de masas. El año 2013 adquirió especial importancia aunque su nacimiento viene de unos años atrás. Su gran creador fue Scott Schuman. Este joven gozaba de un gran dominio de la fotografía y decidió compartir su hobbie en una profesión. Datan de 2005 sus primeros posts de moda en su blog “The Sartorialist” conocido en todo el mundo como “la gran biblia de la moda” y desde luego no es para menos ya que goza de un prestigio internacional que a más de un blogger le gustaría tener.


Volvemos al concepto Street style y a su creador. Schuman solo quiso compartir con el mundo, fotografías de lo que él consideraba gente con estilo. Lo que Scott no sabía es que iba a crear una nueva manera de ver el mundo de la moda. Su finalidad era mostrar cómo los looks de la pasarela eran transportados a la calle y la reinterpretación que cada persona aportaba en los estilismos de tal manera que los diseñadores también encontraran su fuente de inspiración.

The Sartolialist

Lo que él nunca se imaginó es que crearía una corriente nueva, un género nuevo de entender un universo tan particular como lo es la moda. Fue el pionero, y tras él comenzaría a hacerse popular lo que ahora se ha convertido en “mainstream”.
Denominamos “mainstream” a aquellos gustos o actos que sobrepasan la popularidad. Con ello me refiero a una determinada actitud que realiza “todo el mundo”, por lo tanto deja de ser algo “fashion”.

Los formatos online nos ofrecieron una gran oportunidad; no sólo para el lector sino también para los periodistas: ello trajo sus pros y sus contras. Aparecieron nuevos géneros de información, desde las páginas online de empresas de moda reconocidas hasta formatos hasta entonces desconocidos. Esta nueva variedad se caracterizaba por el anonimato. Por primera vez se podía expresar tu opinión o conocimientos sobre determinados hechos. Estos eran los blogs. Brotaron como algo misterioso, ignorado y desconocido pero pronto se convirtió en una nueva forma de entender el periodismo.

Nacía un nuevo modelo de información que daba la oportunidad, a mucha gente del sector, de expresar sus técnicas y habilidades en el arte de la escritura.
Además captó especial atención la fotografía. Los elementos visuales siempre han servido de ayuda para entender de una manera más correcta aquello de lo que estamos hablando. En la esfera online alcanzó mayor notoriedad hasta convertirse “casi” en el único instrumento. Su nombre pasó a ser egoblog. Se caracterizaban por mostrar estilismos diarios con prendas asequibles. Dirigidas especialmente al género femenino pero con un acrecentamiento en visitas varoniles durante los últimos años. En la actualidad, abarca mayor triunfo aquel estilo creado por Schuman; eso sí, centrado en “selfies”.


Las marcas han encontrado de igual forma, una nueva actitud a la hora de comunicar. Con la crisis, se invierte menos en publicidad tradicional y se apuesta sobre seguro. Se establecen pactos de colaboración entre marca y blogger y se opta por  una jugada más cercana y auténtica. Se establece un diálogo entre ambos y el blogger capta el papel protagonista siendo el escaparate perfecto para las marcas. Ellos promocionan los productos, el público lo descubre como algo novedoso, actual y que además es fashion, lo cual ayuda a la compra del artículo.

Algunos de los ejemplos más claros los vemos en España donde Paula Echevarría o Alexandra conocida por su blog LovelyPepa, agotan muchos de los productos que ofertan.
Los espectadores cada vez alcanzan un papel más importante hasta el punto que toman papeles relevantes frente al blogger. La comunicación entre ellos es recíproca. Ellos piden lo que les gustaría ver y el blogger responde ante ellos. Desde hace aproximadamente un par de años, las marcas perciben a los blogueros como auténticos líderes de opinión. Se organizan eventos dedicados exclusivamente para ellos y son considerados como heroínas del mundo de la moda.