LA FIGURA DESCONOCIDA DEL BOOKER

La buena comunicación y el conocimiento de todos los entresijos del mundo de la moda son algunas de las aptitudes que todo booker debe tener. Por María García Camarero

Los comentarios acerca del arduo trabajo de ser modelo se repiten una y otra vez en las diferentes Semanas de la Moda. Idas y venidas en tiempo récord para desfilar en las grandes pasarelas, sin embargo, el trabajo de modelo va mucho más allá del exclusivo para los diseñadores.Ellos conocen a sus clientes, buscan su beneficio y “explotan” al personaje para su reconocimiento nacional e internacional dentro del mundo fashion.

Detrás de cada agencia de modelos se encuentra un equipo de personas que se encarga del booking. Llamamos booking al estudio y la selección de diferentes trabajos para las modelos a las que representan. La modelo ficha por una agencia que le ayudará a proyectar su carrera profesional.

Fashion week Portugal, ©2013 Amenity Fashion Magazine
Un trabajo como otro cualquiera pero con una dedicación plena. Así es como podríamos definir el verdadero trabajo que realiza un booker.
Sin embargo, las modelos también deben responder ante las propuestas de su agente. Deben estar informadas en cada momento de cuál será su función requerida y qué consecuencias producirá el trabajo realizado. Pese a los “consejos” que le pueda dar su booker, la modelo siempre tendrá la última palabra. Éstas deciden hacia donde quieren enfocar su trayectoria.

Silvia Salleras (UNO Models) fotografiada por Araceli Adeva, ©2013 Amenity Fashion Magazine
 Editorial: Into The Silence
Sin existir una formación específica para llevar a cabo esta labor, el talento innato, la predisposición y la constancia podrían ser algunas de las singularidades del puesto. En diversas ocasiones han sido antiguos representantes del mundo de la moda los que han decidido dar un paso más allá y adentrarse en una agencia de modelos. Experimentaron en sus propias manos el networking tan necesario hoy en día, saben moverse en los eventos y son conocidos gracias a un puesto determinado que brindaron en una empresa en relación a la moda. Podría ser un periodista, quizás un estilista o mismamente un modelo. Los que fueron ex modelos conocen a la perfección todo lo necesario para establecer un buen vínculo entre agente y cliente por lo que muchas veces, tras finalizar sus cometidos en las pasarelas rinden homenaje a esta responsabilidad.


Como todas las profesiones, las funciones del booker se han visto sometidas a una revolución tras el auge de Internet. Antiguamente, la visión del book de la modelo bajo tus propios ojos era algo sumamente necesario para establecer la conexión idónea entre ambos. A día de hoy, y gracias al movimiento web, cuando una modelo es requerida, directamente se solicita a la agencia de modelos ya que su “currículum” ha sido conocido gracias a la plataforma online. El composit era el medio más utilizado a la hora de realizar “encargos”. Cada modelo goza de una carta de identidad donde se incluyen varias fotos, características físicas y anteriores funciones desempeñadas.

El clásico cara a cara frente a la era 2.0. Una disputa que ha cambiado no sólo la forma de ejercer cada tarea sino también la manera en la que nos desenvolvemos ante un público cada vez más exigente.