LA BODA QUE SE PRESENTÓ EN CINCO DÍAS (PARÍS HAUTE COUTURE 2015)

La Semana de Alta Costura parisina dio para mucho; tanto en la pasarela como fuera de los focos. Nadie quiso perderse la cita entre el surrealismo y la imaginación de las grandes agujas que disponen de cheques en blanco para cumplir sus sueños.
Por, Vanessa Parapar Salazar (www.ladyfell.com

La Haute Couture es un evento único que crece a medida que avanzan las temporadas. No en vano, muchas marcas aparcan a un lado el comercial prêt à porter para dedicarse por completo a hilar, en cuerpo y alma, unas creaciones de ensueño.

Jean Paul Gaultier fue pionero en dar este paso. Por ello, su desfile era el más esperado de París. Todo era una incógnita. Los rumores cubrían los patrones de la misma forma que un vestido de novia levanta las expectativas de los invitados.

Finalmente, el evento terminó con nota y boda, incluida. Una mezcla entre lo masculino y lo femenino, acoplando el blanco al negro, fue la propuesta que emuló la perfección en cada una de las prendas. Combinaciones hechas con sedas, tules y destellos hicieron lanzar los ramos a un público entregado a la celebración. 

Jean Paul Gaultier. Haute Couture S/S 2015
Jean Paul Gaultier. Haute Couture S/S 2015

Como en cualquier hecho de estas características, los vestidos para la ocasión son una pieza fundamental a la hora de recordar la cita. Por suerte, la haute couture nos mostró la tela que tienen para cortar, y confeccionar, nombres consagrados en los backstages de la Alta Costura.

Armani Privé, Valentino y Giambattista Valli fueron capaces de cubrir con elegancia y sofisticación los cuerpos de las convidadas más exigentes e indecisas. Para ellas, París sacó a relucir vestidos largos, cortos y dos piezas que sirven para destacar con cualquier comunión. Brocados, finas telas y diversos volúmenes juegan a la perfección en una historia no apta para mentes maléficas.

Armani Privé ( izquierda, Valentino (centrales) y Giambattista Valli (derecha). Haute Couture S/S 2015

No debemos olvidar que toda boda -y la de Gaultier no iba ser menos- tiene unos preparativos ineludibles con los que hay que acertar. 

Chanel ponía el contrapunto de un cóctel en un exótico jardín. Karl Lagerfeld reinventaba -una vez más- el tweet mezclándolo con tutús e incrustaciones de cristal que nos hacen volver al pasado mientras nos tapamos la cara con el tradicional velo francés. Atestiguando que la vuelta a lo clásico es positiva siempre que se haga à la française.

Chanel. Haute Couture S/S 2015
Chanel. Haute Couture S/S 2015

Pero 24 horas antes de viajar al siglo anterior, Raf  Simons apostó por regresar al futuro. Dior abrió una maleta rompedora y colorista cargada de piezas únicas que cortaron la coleta a unas modelos siluetadas con su característico New Look que caminaban como si la gravedad no importara. 

Dior. Haute Couture S/S 2015

Lo que comenzó con un desfile Versace intencionadamente sexy, terminó como un cuento de hadas pintado con los colores de una alfombra roja hollywoodiense realizada por los artistas de las estrellas Elie Saab, Zuhair Murad y Ralph Russo.

Versache ( izquierda). Elie Saab(derecha). Haute Couture S/S 2015
Zuhair Murad ( izquierda). Ralph Russo(derecha). Haute Couture S/S 2015